No se trata solo de migrantes: se trata de la persona en su totalidad, de todas las personas.

A lo largo de los años, los Balcanes representaron y siguen siendo un puente entre Oriente yOccidente. Sin embargo, la crisis migratoria que afectó a los Balcanes desde principios de 2015y aún está en curso, es muy diferente a todas las anteriores, comenzando por su escala, laforma en que se mueven las personas, el abuso de sus derechos humanos básicos, donde amenudo se convierten en víctimas del tráfico; o de la trata de seres humanos, requiere en símisma una atención especial. Algunos movimientos migratorios son de carácter transitorio,principalmente desde Montenegro, Bosnia y Herzegovina y Croacia hacia su destino en países de la UE del norte de Europa, mientras que otros han mostrado interés en permanecer en elterritorio.

 

Albania se vio afectada por las medidas adoptadas por los países vecinos, algunos de los cualescerraron las fronteras, bloqueando el tránsito de migrantes y solicitantes de asilo procedentes deÁfrica o Oriente Medio. Con el cierre de este corredor, el territorio albanés se utilizó para eltránsito de refugiados, solicitantes de asilo y migrantes irregulares procedentes de la frontera conGrecia, y cuyo destino era la UE. Desde 2015, Albania se ha enfrentado a un aumento del 1100 %de refugiados y migrantes que llegan al país, alcanzando las 17 000 llegadas en 2020. En 2021,la Policía de Migración Fronteriza habría realizado un total de 17 754 interceptaciones.

Más del 70% proviene de países con una alta tasa de reconocimiento de protección (por ejemplo, Siria, Afganistán e Irak). En cuanto a los nacionales afganos, nadie declara habersalido de Afganistan tras los recientes hechos; todos informan haber estado en movimientodesde varios meses o años antes de su llegada a Albania. Las nuevas tendencias observadasen los países vecinos destacan la necesidad de tomar las medidas necesarias para hacerfrente a tal aumento de la afluencia en Albania. El siguiente corredor más concurrido es através de la zona fronteriza verde con Grecia y el cruce principalmente del punto fronterizo de Kapshtica y Kakavija. El gobierno de Albania carece de recursos humanos y financieros parabrindar apoyo a los migrantes, refugiados y solicitantes de asilo que ingresan a Albania.Después del terremoto de 2019, el dinero destinado a la policía de Fronteras y Migración se redujo a la mitad y, después de la pandemia mundial, la situación migratoria pasó a un segundoplano. Las necesidades básicas no son cubiertas por las autoridades policiales para las llegadas y cuando las personas llegan a la frontera o cuando son interceptadas en el territorio, muchas veces se encuentran agotadas, desnutridas y en condiciones médicas severas.

 

Dadas las circunstancias, muchos migrantes se ven obligados a caer en manos decontrabandistas y grupos criminales para evitar ser detenidos durante su cruce ilegal de lafrontera, a menudo como consecuencia de la incapacidad de encontrar rutas más seguras hacia su destino. Los flujos masivos de migrantes irregulares aumentan el riesgo de que losgrupos vulnerables sean víctimas de diversas formas de abuso, incluidas la trata y laexplotación sexual. No se permite el tránsito como en 2015: se prestan cada vez más serviciosde tráfico y los migrantes y refugiados son víctimas de las redes de trata. Asi pues el númerode víctimas de seres humanos va en aumento, el número de categorías vulnerables (mujeres yniños, niños no acompañados, personas discapacitadas) crece día a día. Todos somosconscientes de que un país por sí solo no puede hacer frente a los flujos migratorios, ni siquierauna región, sino que requiere un enfoque integral y conveniente que involucre a todas laspartes interesadas en encontrar  la solución más adecuada y aceptable para todas las partes interesadas.

 

 

Como parte en el Convenio de Estambul, Albania debe tomar las medidas legislativas o de otrotipo necesarias para desarrollar procedimientos de recepción y servicios de apoyo sensibles algénero para los solicitantes de asilo, así como directrices de género y procedimientos de asilo, incluida la determinación de la condición de refugiado y la solicitud de protección internacional. Como se señaló en el informe de referencia de 2017 de GREVIO para Albania, «las autoridades han adoptado procedimientos estandarizados, incluidos métodos de preselección de migrantesirregulares, con el objetivo de identificar a las personas que necesitan asistencia, como por ejemplo las víctimas de tráfico ilegal. Sin embargo, carecen de procedimientos para identificar alas posibles víctimas de la violencia contra las mujeres de orígenes culturalmente diversos. Losprofesionales interesados, asi como el personal que trabaja en el centro para solicitantes deasilo, podrían beneficiarse de los esfuerzos de sensibilización y formación en este ámbito».

Como tal, se recomendó que para permitir que las mujeres víctimas de violencia de géneroaccedan a la protección internacional, las autoridades deben tomar medidas, incluido eldesarrollo de estándares de procedimiento apropiados y esfuerzos de capacitación, paragarantizar una interpretación de los motivos por los cuales se migra, y para solicitar y otorgarla condición de refugiado. Se recomendó además adoptar medidas encaminadas a unaidentificación culturalmente sensible de las víctimas de violencia de género entre losmigrantes irregulares y los solicitantes de asilo.

 

 

«Pero un viajero samaritano que lo encontró se compadeció al verlo» (Lc 10, 33). No setrata solo de migrantes: se trata de nuestra humanidad.

Albania es parte del Pacto Mundial sobre Migración y del Pacto Mundial sobre Refugiados. Elmarco legal albanés sobre asilo está generalmente alineado con el acervo de asilo de la UE, yla institucionalización de los procedimientos está en marcha. Caritas Albania, en asociacióncon ACNUR, ha desempeñado un papel crucial para garantizar el apoyo a los refugiados,solicitantes de asilo y migrantes interceptados en la frontera y ha establecido una asociacióneficaz con la Policía de Fronteras y Migración a nivel nacional y local.

Se contrataron dos intérpretes de árabe y forman parte de la preselección, uno en Korca yotro en Gjirokastra. Sin embargo, se ha señalado la necesidad de una mujer intérprete para  garantizar una identificación adecuada de las supervivientes de VSG y de las víctimas detrata. Con el apoyo de ONU Mujeres en la frontera de Kapshtica desde julio de 2021, unaintérprete ha estado presente durante la preselección de mujeres y niñas en las instalacionesde la Policía de Fronteras y Migración y ha proporcionado servicios de interpretación  durantelas reuniones y sesiones de asesoramiento con el psicólogo y el médico.

El personal local de Caritas Albania se ha centrado en la identificación de Personas conNecesidades Específicas, pero las instituciones gubernamentales no muestran interés porderivar a posibles víctimas de la violencia o víctimas de trata de personas de diversos orígenesculturales.

Para permitir que las mujeres víctimas de violencia de género accedan a la proteccióninternacional, es necesario que las autoridades tomen medidas, incluido el desarrollo deestándares de procedimiento apropiados y esfuerzos de capacitación, para garantizar unainterpretación sensible al género, para solicitar protección internacional y la concesión de lacondición de refugiado. La psicóloga se ha centrado en la identificación de mujeres y niñas,víctimas de violencia, potenciales/víctimas de trata y sesiones de asesoramiento psicosocial.Se han realizado entrevistas en cada caso para conocer las necesidades de las mujeres yhacer sugerencias a las autoridades de la BMP sobre su tratamiento.

Antes de las sesiones de asesoramiento, las mujeres se sentían inseguras debido a lasdificultades durante el viaje y su exposicion al riesgo, especialmente cuando viajaban solas.Cuando se identifican en la frontera, sobre todo  las mujeres y los niños de los grupos demigración mixta estaban exhaustos y deshidratados.

Viajar durante semanas y caminar durante días suele conllevar estar expuesto a mayoresriesgos. A lo largo de los años, Caritas Albania ha podido reforzar el mecanismo de referenciapara personas con necesidades y vulnerabilidades específicas como necesidades médicas y,cuando se identifican personas en condiciones médicas graves, se las remite de inmediato alos hospitales regionales, aunque se nota que la presencia de un profesional es fundamental.

El personal médico en la frontera es necesario para brindar asistencia médica de emergenciaa su llegada y asesoramiento a mujeres y niñas sobre salud sexual reproductiva y otros temasde atención médica. La presencia del médico en la frontera durante el segundo semestre de2021 ha resultado ser efectiva. Se ha incrementado significativamente la identificación depersonas con necesidad médica, pero con los medicamentos entregados y la intervención delpersonal de Cáritas para alojar a las personas por unos días en las instalaciones policiales selogró estabilizar.

Desde 2015 hasta ahora ha habido cero identificación de mujeres víctimas de trata y víctimasde violencia por parte de los titulares de deberes y hay falta de aconsejamiento para  potenciales supervivientes de violencia de género. La falta de servicios especializados es un desafío en las fronteras y para ello  aún es necesaria la intervención. En el lado de la prevención, Caritas Albania está trabajando con las autoridades locales para aumentar la conciencia entre los jóvenes en riesgo, especialmente las mujeres, sobre los peligros del tráfico y las medidas que pueden tomar para protegerse de él. Por el lado de la protección, hemos fortalecido lascapacidades de las unidades operativas de campo para identificar casos y derivarlos a lasorganizaciones de servicio social para albergue, alimentación, atencion psicosocial y apoyo alos medios de vida.

En una palabra, no es sólo la causa de los migrantes lo que está en juego; no se tratasólo de ellos, sino de  todos nosotros, y del presente y futuro de la familia humana. Los migrantes, especialmente los más vulnerables, nos ayudan a leer los “signos de lostiempos”.

 

Traducción de Gerardo González Tomás.